Cooperativa de Servicios Múltiples Los Arroceros, Inc.  -  Sirviendo para el progreso.

EDUCACIÓN

HISTORIA DEL COOPERATIVISMO

Los antecedentes del cooperativismo dominicano se sitúan en la década del cuarenta.  Es  decir, en el año 1947 se celebró en la país la llamada Semana Social del Caribe, durante este evento se dictó una resolución que mandaba promover el cooperativismo en el país.

 

La promoción del cooperativismo en el país se le confió a la Orden canadiense de los Padres Scarboro, el mismo jefe de la orden el reverendo padre Alfonso Chafe fundó la primera cooperativa de ahorro y crédito en el poblado de Manoguayabo, en el mes de octubre de 1946.  Más adelante, el 15 de diciembre el reverendo padre Santiago Walsh, fundó en  Bayaguana una cooperativa de ahorro y crédito.

 

El surgimiento del movimiento cooperativo en país fue rápido, lo cual dio origen a la necesidad de tener una persona dedicada a la educación cooperativa.  Esto provocó que la Orden de los Scarboro solicitara a sus superiores en Canadá una persona especializada en estos menesteres.

 

En estas condiciones llega al país el Padre Pablo Steele (John Hearvey Steele), quien se encargó de la Parroquia de Boyá, fundando sendas  cooperativas de ahorro y crédito   en Monte Plata y en Boyá, en el mes de agosto de 1947.  En el Noviembre de ese mismo año se fundó en San Juan Bosco, en la capital, una cooperativa, pero de consumo, la cual fue convertida el año siguiente en cooperativa de ahorro y crédito.

 

La primera parte del movimiento cooperativo dominicano culmina con el nacimiento de la Federación Dominicana de Cooperativas, el 1ro de agosto del año 1949, en asamblea celebrada en el salón parroquial de la parroquia Don Bosco, con la asistencia de 25 delegados de 8 cooperativas de ahorro y crédito.

 

Después de la formación de la FEDOCOOP,  el cooperativismo se difundió por todo el país, y en el mes de marzo de 1952 se inició el primer cursillo de cooperativismo en el país con la asistencia de 17 personas de distintas partes.

 

En los años 1953, 54, y 55, el cooperativismo dominicano experimentó tal desarrollo que “CUNA” concedió a la FEDOCOOP, el premio de Excelencia en fomento, porque fue la federación de Latinoamérica que más cooperativa fomentó.  Hay que señalar que la Federación se había afiliado a CUNA en el año 1951, pero en 1955 canceló su afiliación para organizar su propio seguro, el cual se llamó “Seguro San José, que funcionó hasta Noviembre de 1960, fecha en la cual fue liquidada por causas ligadas a la tiranía política que vivía nuestro país, y que afectó sensiblemente al movimiento cooperativo dominicano.

 

En los últimos años de la tiranía trujillista, el movimiento cooperativismo dominicano se vio estancado, producto del asedio a que sus dirigentes.

 

 

Datos sobre el Cooperativismo Dominicano

 

  • Nació un año antes que el sistema financiero nacional
  • Fue creado en el año 1946, con la fundación de la Cooperativa de Manoguayabo.
  • El sector se vio influenciado por la iglesia católica, lo que le permitió un gran impulso, dada la incidencia social de la iglesia
  • A tres años de fundarse la primera cooperativa, se crea la FEDOCOOP, lo cual fue motivado por el auge que tuvo el cooperativismo.
  • El auge fue de tal magnitud  que, prácticamente, donde quiera que había una iglesia católica, funcionaba una cooperativa.
  • El crecimiento del sector cooperativo dominicano se extendió hasta 1954 año en que se produjo un choque con el régimen  de  Trujillo.
  • Todo sucedió porque el padre Pablo Steel, sacerdote de origen canadiense, escribió en uno de sus libros que el cooperativismo estaba llamado a romper con el estatismo en la sociedad.
  • Cuando Trujillo conoció el trabajo del sacerdote, ordeno su deportación, medida que se cumplió cuando  este regresaba de un viaje a su tierra.
  • Estos hechos dieron al traste con la FEDOCOOP, la cual fue disuelta en el año 1959 y el cooperativismo  proscrito del territorio dominicano.
  • En los años de 1963 y 1964 resurge este modelo de empresas de economía solidaria con la ley 31 que crea el instituto de desarrollo y crédito cooperativo, mejor conocido por sus siglas como el  IDECOOP y la ley 127 sobre cooperativas.

 

De esa época hacia acá el cooperativismo dominicano ha pasado por altas y bajas, pero hoy día se encuentra en franca expansión.

 

 

 

FUENTE: “Resumen del libro: Unidos Contra la Usura, escrito por  Isidro Ditrén Díaz”

 

PRINCIPIOS DEL COOPERATIVISMO

Los principios cooperativos son pautas mediante las cuales las cooperativas ponen en práctica sus valores.

 

 

Primer Principio: Adhesión voluntaria y abierta.

 

Las cooperativas son organizaciones voluntarias, abiertas a todas las personas capaces de utilizar sus servicios y dispuestas a aceptar las responsabilidades de ser socio, sin discriminación social, política, religiosa, radical o de sexo.

 

 

Segundo Principio: Gestión Democrática por parte de los socios.

 

Las cooperativas son organizaciones gestionadas democráticamente por los socios, los cuales participan activamente en la fijación de sus políticas y en la toma de decisiones. Los hombres y mujeres elegidos para representar y gestionar las cooperativas son responsables antes los socios. En las cooperativas de primer grado, los socios tienen iguales derechos de voto (un socio, un voto), y las cooperativas de otros grados están también organizadas de forma democrática.

 

 

Tercer Principio: Participación económica de los socios.

 

Los socios contribuyen equitativamente al capital de sus cooperativas y lo gestionan de forma democrática. Al menos una parte de los activos es, por regla general, propiedad común de la cooperativa. Normalmente reciben una compensación, si la hay, limitada sobre el capital entregado como condición para ser socio. Los socios asignan los excedentes para todos o alguno de los siguientes fines: el desarrollo de la cooperativa; la constitución de reservas, de las cuales, al menos una parte sería indivisible; el beneficio de los socios en proporción a sus operaciones con la cooperativa; y el apoyo de otras actividades aprobadas por los socios.

 

 

Cuarto Principio: Autonomía e independencia.

 

Las cooperativas son organizaciones autónomas de autoayuda, gestionadas por sus socios. Si firman acuerdos con otras organizaciones, incluidos los gobiernos, o si consiguen capital de fuentes externas, lo hacen en términos que aseguren el control democrático por parte de sus socios y mantengan su autonomía cooperativa.

 

 

Quinto Principio: Educación, formación e información.

 

Las cooperativas proporcionan educación y formación a los socios, a los representantes elegidos, a los directivos y a los empleados para que puedan contribuir de forma eficaz al desarrollo de sus cooperativas. Informan al gran público, especialmente a los jóvenes y a los líderes de opinión, de la naturaleza y beneficios de la cooperación.

 

 

Sexto Principio: Cooperación entre Cooperativas.

 

Las cooperativas sirven a sus socios lo más eficazmente posible y fortalecen el movimiento cooperativo trabajando conjuntamente mediante estructuras locales, nacionales, regionales e internacionales.

 

 

Séptimo Principio: Interés por la comunidad.

 

Al mismo tiempo que se centran en las necesidades y los deseos de los socios, las cooperativas trabajan para conseguir el desarrollo sostenible de sus comunidades, según los criterios aprobados por los socios.

 

VALORES DEL COOPERATIVISMO

Las cooperativas se basan en los valores de ayuda mutua, responsabilidad, democracia, igualdad, equidad y solidaridad. Siguiendo la tradición de sus fundadores sus miembros creen en los valores éticos de honestidad, transparencia, responsabilidad social y preocupación por los demás.

 

Ayuda mutua:

 

Es el logro del desarrollo integral del individuo mediante la unión de esfuerzos con otras personas. Los cooperativistas creen que por medio de la acción conjunta y la mutua colaboración se puede lograr más, especialmente al aumentar la influencia colectiva en el mercado y ante los gobiernos.

 

Responsabilidad:

 

Es el deber que asumen los asociados frente a la creación, funcionamiento, fortalecimiento, promoción, gestión y dirección estratégica de la cooperativa y para garantizar que mantenga su independencia de otras organizaciones públicas y privadas.

 

Democracia:

 

Es el eje fundamental de las cooperativas, que se concreta en la participación democrática de los asociados. Hace parte de la misma definición de cooperativa, cuando se refiere a una empresa democráticamente controlada. No se puede concebir una cooperativa sin democracia.

 

Igualdad:

 

Consiste en que los asociados tienen los mismos derechos a participar, ser informados, ser escuchados y ser involucrados en la toma de decisiones de la empresa.

 

Equidad:

 

Se refiere al tratamiento dado a los asociados dentro de la cooperativa. A la hora de retribuirles su participación se les debe tratar equitativamente, por medio de la aplicación de excedentes, asignación de reservas de capital a su nombre o la reducción de costos.

 

Solidaridad:

 

Significa que los cooperativistas y las cooperativas se mantienen juntos; aspiran a crear un movimiento cooperativo unido local, nacional, regional, e internacional. Asegura que la cooperación no sea solo un disimulado interés particular. Una cooperativa es más que una asociación de miembros, es también una colectividad.

Estos valores son llevados a la práctica a través de los Principios Cooperativos. Los principios materializan la gestión de la cooperativa en sus actividades cotidianas.

 

 

Fuente: Confecoop

Todos los derechos reservados, Coopearroz 2019

by Amaury Valdez